<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=534132057019278&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">
Blog

Ecuador y su versión de Las Reinas Pepiadas

Comunicaciones WVE 

¿Qué tal si un día se te ocurre tomar cinco minutos de tu día para charlar con un migrante? ¿Te imaginas todo lo que podrías conocer sobre él/ella, su familia y su historia en ese tiempo?  Alexandra Maldonado, diseñadora y fotógrafa quiteña, se dio esa oportunidad hace varios meses y ya te contamos qué logró consolidar con ese acercamiento.

A mediados de 2018, movida por su pasión por la fotografía documental y las historias, un día Alexandra decidió ir al terminal terrestre del norte de Quito (Ecuador) para conocer más de cerca, la realidad que estaba viviendo la población migrante venezolana que iba llegando al país y que por un tiempo, se acomodó masivamente en esa zona de la capital.

Al inicio Alexandra empezó a ayudar con pequeñas acciones a las familias migrantes, ya sea recolectando ropa para brindar abrigo, provisiones para apoyar a quienes no podían cubrir una alimentación mínima y otros aportes que lograba conseguir con la ayuda de su círculo de amigos más cercano. Su intención siempre fue apoyarlas y ayudarlas a buscar oportunidades, porque conoció sus historias y le preocupaba mucho la situación de la niñez migrante.

 

Alexandra, muy emocionada y conmovida, recuerda cómo fue el inicio del proyecto de Las Reinas Pepiadas. Nos cuenta que, en julio de 2018, ella tenía una cena con amigos en su casa, debía preparar comida y en ese momento recordó a Dinora, una mujer venezolana que conoció en la terminal de buses. Con el afán de generar oportunidades, Alexandra le preguntó a Dinora si podía cocinar para la cena, ella le dijo que sí e inmediatamente decidieron que la arepa “Reina Pepiada”, plato típico venezolano sería el menú de esa noche, y así fue, ¡un deleite total!
Alexandra y Dinora fueron haciendo de la gastronomía, un recurso para mantener viva la esperanza así como para tejer lazos solidarios y culturales entre ecuatorianos y venezolanos. También, fueron generando ingresos económicos para apoyar a las familias venezolanas, que decidieron quedarse a vivir en Quito e iniciar así, una nueva vida.

© Alexandra Maldonado | La imagen de Las Reinas Pepiadas es un origami que resalta el rostro de Luisa Cáceres de Arismendi, impresa en un billete de 20 bolívares.

 

Alexandra comparte con nosotros las situaciones y testimonios que viven los migrantes en los semáforos. Nos cuenta: “Pocas son las personas que se detienen y bajan los vidrios de sus autos para darles alguna colaboración. A pesar de que ellos intentan trabajar de esa manera, muchos pasan de largo sin ni siquiera mirarlos”.

A Alexandra le gustaría que más personas conozcan que: “El aporte que pueden brindar a un migrante, ayuda para que al menos puedan comer una vez al día y/o contribuye para que pueda costear el hospedaje de esa noche, que en el caso de Quito, cuesta entre tres y cuatro dólares”.

Entre julio de 2018 y enero de 2019 fueron 22 cenas las que se organizaron y realizaron entre Alexandra, Dinora y más mujeres migrantes venezolanas (Argelis, Maye, Oliany, Katiuska, Iris, Amalia, Esther, Rosario, Osmary, Dayneth, Fernanda, Angelys, Albany, Neydith, Zol, Luisa y Yudith). Fue así como surgió la idea de crear una arepera, un proyecto social de empoderamiento y de emprendimiento femenino enfocado en generar oportunidades laborales e ingresos económicos para apoyar a familias migrantes.

© Alexandra Maldonado | Las Reinas Pepiadas
 

Gracias al proyecto, “Damos apoyo a 18 familias migrantes venezolanas, 72 personas, que se encuentran habitando la ciudad de Quito, quienes fueron identificadas en refugios, parques, asentamientos, y semáforos” … “Este proyecto nace desde el entendimiento de la problemática del Habitar, un nuevo espacio, una nueva ciudad, otras calles, otros rostros, otro orden, otro sentir, Migrar”, comenta Alexandra.

Cuatro son los ejes de acción que aborda el proyecto de Las Reinas Pepiadas alrededor de las familias migrantes:
1. Regularización del estatus migratorio.
2. Primera renta y acondicionamiento del lugar.
3. Acceso a educación por parte de niñas migrantes.
4. Apoyo psicológico y empleabilidad a través de una red de colaboradores.

Si te gustaría conocer más sobre el proyecto de Las Reinas Pepiadas, puedes escuchar a Alexandra Maldonado en Multiverso EC.  


Como parte de las acciones de la iniciativa regional Esperanza Sin Fronteras de World Vision Latinoamérica y Caribe, en Ecuador la organización apoyará y replicará emprendimientos como el de Las Reinas Pepiadas, que tengan fines sociales, contribuyan a la mejora de las condiciones de vida de la niñez migrante y a la generación de oportunidades laborales para las familias en condición de movilidad humana. 

© Peter Caton | La falta de documentos y dinero para regular el estatus migratorio dificulta la obtención de visas de residencia, así como las opciones para obtener empleo, vivienda, salud y otros servicios que necesitan las personas y familias migrantes.

Esperanza Sin Fronteras”  invita a que más personas se animen a conocer la realidad que están viviendo los migrantes venezolanos en países como Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Brasil y Chile, con el propósito de sensibilizar, promover acercamientos y acciones solidarias que beneficien a la convivencia en paz entre todas las familias y a la protección de la niñez migrante. Si bien la crisis migratoria venezolana es un reto para los Estados, también es una oportunidad de hermandad para toda la región. / GRC 

“Toda familia tiene una historia, toda familia tuvo un migrante” .
¡Súmate a nuestra campaña! - #EsperanzaSinFronteras 🧡

 

SHARE THIS STORY | |