Solidaridad y fe en tiempos de pandemia

World Vision Ecuador
May 11, 2021 12:06:00 PM

Desde el 23 de abril al 20 de mayo de 2021 rige la declaratoria de confinamiento focalizado en 16 provincias del Ecuador debido al incremento de casos de covid-19. Esta medida resulta especialmente compleja para las niñas, niños, adolescentes y familias en situación de vulnerabilidad quienes deberán permanecer en sus hogares por al menos cuatro fines de semana. Entregar 3000 kits de alimentación y educación para familias con necesidades en zonas urbano marginales del sur de Quito y de Monte Sinaí en Guayaquil es la respuesta de World Vision Ecuador.

La iglesia del “Buen Pastor de Turubamba”, al suroriente de Quito, fue uno de los lugares donde familias con niños menores de cinco años, mujeres jefas de hogar y adultos mayores fueron beneficiarios de las entregas. El Padre Moacir Goularth de Figueredo, párroco de la iglesia, comentó: “todos los días golpean a nuestra puerta pidiendo ayuda, estos kits serán de bendición. En este sector hay muchas jefas de hogar a cargo de varios niños. Por ejemplo, la primera persona que recibió el kit es Doña María de 60 años, tiene a su cargo seis nietos de su hija que falleció y de su hijo que está en la cárcel. Debemos apoyarla porque no es nada fácil la carga que tiene”.

Según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, 2 de cada 10 personas tienen empleo adecuado1 en Ecuador y durante la pandemia el 51,1% de la población tiene trabajo informal2. Parte de esta estadística es María de 27 años, madre de tres niñas de 10, 4 y 2 años. María perdió su trabajo como empleada doméstica desde que comenzó la pandemia. “Ni bien anunciaron las medidas sanitarias ya no regresé a la casa donde trabajaba. Ahora limpio casas de vez en cuando. Hay personas que me llaman, otras tienen miedo de que pueda ser yo la que les contagie y me han dicho que no vaya. Con esa inestabilidad es difícil tener el sustento diario para mis hijas” dice María.

La joven madre llegó acompañada de Abigail y Nicole, sus dos pequeñas hijas, que no quisieron esperar a llegar a casa para ver que contenía el kit de educación. Abigail de 4 años no pudo contener su emoción y con un grito de alegría comenzó a esculcar el comic de la “Súper Señora Vacuna” y el cuento de “Los ojos del cyborg”, mientras que Nicole miraba curiosa el juego de mesa para aprender sobre los derechos de los niños. Al preguntarle a María sobre su hija mayor sus ojos se llenaron de lágrimas: “mi niña no vive conmigo desde que iniciaron las clases, en octubre. Por mi situación económica no puedo pagar internet y para que pueda continuar con sus clases se fue a vivir con mi hermana al otro lado de la ciudad, en Calderón. Son más de dos horas en bus. Y justamente ayer me dijeron que Yamileth, mi hija, está contagiada de covid y no puedo ir a verle porque está aislada. Si yo me enfermo no hay quién cuide a mis chiquitas” terminó.

Padre Moacir, sacerdote brasilero que vive en Ecuador desde 2002, comenta que la iglesia ha tenido que recurrir a los servicios virtuales para poder acompañar a los feligreses, sobre todo en este tiempo donde la desesperanza está latente. “A través de Zoom, rezamos el rosario los jueves y muchas personas aprovechan para poner en oración todas sus necesidades. Principalmente sus pedidos son por empleo, salud y unión familiar. Todos hemos sido afectados por este virus”, dice el párroco.

La pandemia no ha terminado y por ello es muy importante contar con personas y organizaciones solidarias que se unan a la causa de World Vision y de esta manera apoyar a miles de familias que están pasando por necesidad. Con tu ayuda podemos transformar vidas.

Nueva llamada a la acción

1 Personas que reciben el salario básico mensualmente y cuentan con los beneficios de ley como la seguridad social.

2 Cifras a diciembre de 2020.

X
No te pierdas nada: