<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=509041493238819&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

10 formas de construir resiliencia

World Vision Ecuador
Jan 7, 2022 3:18:05 PM

Cuando algo sale mal, ¿tienes tendencia a recuperarte o a desmoronarte? Además, ¿has notado que algunas personas tienen la capacidad de superar adversidades de mejor forma que otras? Esa capacidad es conocida como resiliencia, que, aunque no es innata, si es algo que todas y todos podemos desarrollar a lo largo de la vida. Cuando tienes capacidad de resiliencia, aprovechas tu fuerza interior para reponerte de un contratiempo o un desafío, como la pérdida de un empleo, una enfermedad, un desastre o la muerte de un ser querido. Si careces de ella, es posible que te obsesiones con los problemas, te sientas una víctima o te sientas abrumado, o recurras a mecanismos de afrontamiento poco saludables, como la violencia.

¿Qué es la resiliencia y cómo aporta en tus procesos de vida? En este artículo te compartimos 10 formas para construir resiliencia que puedes aplicar para que esta característica sea una de tus fortalezas.

¿Qué es la resiliencia?

La resiliencia es la capacidad de hacer frente a las adversidades de la vida, transformar el dolor en fuerza motora para superarse y salir fortalecido de ellas. Una persona resiliente comprende que es el arquitecto de su propia alegría y su propio destino. Es una habilidad y competencia emocional, que si la entrenas en tu día a día, te ayudará a atravesar momentos difíciles de la mejor manera. Es también una manera de ver el mundo de forma positiva. Todas y todos tenemos la virtud de desarrollar la resiliencia y por eso debemos educarla y entrenarla.

Se trata de una fortaleza humana, y por ello algunas de sus características son:

  1. Fortaleza: muchas personas son capaces de pasar por una situación extrema o traumática y resistir a ella, e incluso, salir fortalecido.
  2. Entrenamiento: conlleva conductas, pensamientos y acciones que toda persona puede aprender y desarrollar.
  3. Metas claras: para poder ser resiliente es importante encontrar un propósito significativo en la vida, tener claro qué es importante y qué se quiere conseguir.
  4. Emociones negativas compatibles: ser resiliente es compatible con sentir emociones negativas. Podemos sufrir y sentir emociones negativas como ansiedad, tristeza, ira y miedo y seguir siendo una persona resiliente.
  5. Salud y felicidad: trabajarla no solo nos ayuda a superar los baches duros que nos pueda deparar la vida, también nos da salud y nos ayuda a ser más felices.
  6. Nueva visión: la resiliencia se trata de una nueva mirada de la manera en que los diferentes seres humanos afrontan posibles causas de estrés: malas condiciones y ofensas en la familia, situaciones de duelo por pérdidas familiares, económicas o de cualquier otra índole.

En este video puedes profundizar en el concepto de resiliencia y cómo fortalecerla en niñas y niños a temprana edad para que sean capaces de afrontar cualquier dificultad: 

¿Cómo ayuda la resiliencia a una mujer?

Si bien la resiliencia no es una característica que solo las mujeres tengan o no, es importante decir que se trata de conductas, pensamientos y acciones que pueden ser aprendidas y desarrolladas por cualquier persona. Algunos de los beneficios principales que podemos mencionar de la resiliencia son:

  1. Mejora su salud mental

La resiliencia puede ayudar a las mujeres a protegerse de diferentes afecciones de salud mental, como la depresión y la ansiedad. La resiliencia también les puede ayudar a compensar los factores que incrementan el riesgo de presentar trastornos de salud mental, como el acoso o un trauma previo. Si es que una mujer ya tiene un trastorno de salud mental, la resiliencia puede mejorar su capacidad para afrontar una situación difícil.

  1. Mejora sus relaciones sociales

Ser resiliente desarrolla una comunicación afectiva y capacidades interpersonales, por lo que hará que las mujeres tengan mejores relaciones sociales en su comunidad y contribuyan a ella, por lo que estarán más acompañadas, serán más felices y tendrán más red en la que apoyarse y con quienes contar cuando surja una dificultad.

  1. Le da más control sobre su vida

La resiliencia permite a las mujeres tener más control de su vida y de sus emociones, ya que les permite manejar adecuadamente los niveles de estrés, mantener relaciones saludables con otras personas, tener altos niveles de empatía y tener sólidas habilidades para solucionar problemas y conflictos. Eso se resume en mayor control de las situaciones y de cómo se sienten frente a ellas, además de tener capacidad para aprender de los errores.

10 formas de construir resiliencia

¿Eres una persona resiliente? La resiliencia no hará que tus problemas desaparezcan, aunque sí puede darte la capacidad de ver más allá de ellos, encontrar el disfrute de la vida y manejar mejor el estrés. Si no eres tan resiliente como te gustaría ser, puedes desarrollar habilidades para aumentar esta capacidad a través de estos 10 consejos:

  1. Establece relaciones

Es importante que establezcas buenas relaciones con familiares cercanos, amistades y otras personas importantes en tu vida. Aceptar ayuda y apoyo de personas que te quieren y escuchan, fortalece tu resiliencia. Algunas personas encuentran que estar activo en grupos de la comunidad, organizaciones basadas en la fe, y otros grupos locales les proveen sostén social y les ayudan a tener esperanza. Ayudar a otros que te necesitan también puede ser de beneficio.

  1. Evita ver las crisis como obstáculos insuperables

No puedes evitar que ocurran eventos que producen tensión, pero sí puedes cambiar la manera en cómo los interpretas y reaccionas ante ellos. Trata de mirar más allá del presente y piensa que en el futuro las cosas mejorarán. Observa si hay alguna forma sutil en que te sientas mejor, mientras te enfrentas a las situaciones difíciles.

  1. Acepta que el cambio es parte de la vida

Es muy probable que como resultado de alguna dificultad no puedas cumplir alguna meta que te planteaste, o que tus objetivos del año eran unos y terminaste cumpliendo otros. A veces estos cambios te pueden generar frustraciones si te enfocas en los hechos que no puedes cambiar. La vida se tornará de otro color si te enfocas en las circunstancias que sí puedes cambiar, en las metas que sí puedes cumplir o en cómo ese cambio te enseñó lecciones importantes. Todo cambia: las personas, los objetos, las circunstancias, por lo que debemos verlo como un proceso necesario en todo lo que debe evolucionar. ¿Cómo hacer que te pasen cosas buenas? Todo está en el ángulo desde dónde las mires.

  1. Movilízate hacia las metas

¿Qué puedes hacer hoy para estar más cerca de ese logro que tanto quieres? Los triunfos y éxitos no llegan solo, requieren de tu esfuerzo diario. En este caso nuestra recomendación es que realices acciones diarias, semanales o mensuales para alcanzar objetivos que te hayas propuesto. Es mejor que avances con pequeños pasos a que te quedes en el mismo lugar. Como ya lo dijimos: el cambio es parte de la vida.

Otra recomendación va en torno a las metas que te propones, ya que estás deben ser alcanzables en un periodo de tiempo y adaptadas a tus prioridades de vida. Entonces, ¿cómo establecer metas reales y alcanzables en tu vida? Algunos consejos útiles son:

  • divide esa gran meta en pequeños objetivos
  • aprende referencias de otras personas que han conseguido objetivos similares a los tuyos
  • establece un cronograma y tiempo de cumplimiento
  • realiza seguimientos frecuentes de tu progreso

En este vídeo encontrarás tres consejos que te pueden ayudar a ser más consistente a la hora de lograr tus metas: la ecuación de la motivación, tener prioridad en lo que deseas y no ver la meta como el fin al que quieres llegar, son los consejos que se describen con más detalle en este video: 

  1. Toma acciones decisivas

En situaciones adversas, llevar a cabo acciones decisivas es mejor que ignorar los problemas y las tensiones y desear que desaparezcan. No tengas miedo de reflexionar sobre la situación que tienes delante y, en el momento en que creas que has llegado a una conclusión, avanza.

  1. Busca oportunidades para descubrirte

Todas las adversidades te enseñarán algo de ti que talvez no conocías o fortalecerás algún aspecto de tu personalidad. Muchas veces las personas después de una gran pérdida familiar desarrollan mejores relaciones personales, o después de vivir bajo una situación de maltrato y violencia, su autoestima se fortalece. Las dificultades siempre van a estar presentes, lo importante es que conozcas qué puedes aprovechar de ellas para explorar aspectos de ti que te permitan salir adelante.

  1. Cultiva la visión positiva de ti

¿Cómo te miras a ti? Hay personas que tienden a mirar en sí mismas solamente sus defectos y lo que les gustaría cambiar. Además, nunca están conformes con cómo lucen, cómo actúan o en general con ellos mismos. Aquí la cuestión no es que mires todo de ti como excelente, sino que aprendas a reconocerte capaz de lograr grandes metas. Una visión positiva de ti te ayudará también a mejorar tu autoestima y tu determinación hacia colocarte grandes retos porque tienes que la confianza en ti de que cuentas con todo lo necesario para estar donde estas.

  1. Mantén las cosas en perspectiva

Sucede que muchas veces puedes agrandar un problema más allá de sus dimensiones reales, por lo que te afectará en otras formas y aspectos, como el estrés. Los eventos diarios que tenemos que aprender a gestionar son, por lo general, problemas con una importancia relativa que no suponen un riesgo real para nuestra salud, ya que, hay cosas mucho más graves que pueden ocurrir a lo largo de la vida y a los que todas y todos debemos enfrentarnos.

  1. Cuida de ti

Presta atención a tus necesidades y deseos. Descubre actividades que disfrutes y encuentres relajantes, el ejercicio es una buena opción para ello. Cuidar de ti te ayudará a mantener tu mente y cuerpo listos para enfrentarte a situaciones que requieren resiliencia. Si tú sueles tratar con bondad a las personas que te rodean, ¿por qué no tener el mismo trato para ti? Acostúmbrate a agradecerte por los esfuerzos que realizas, a poner atención en lo que comes, las formas en las que cuidas tu salud física y mental. Incluso, hay personas que establecen rituales diarios de cuidado o momentos especiales en el día que los dedican para escribir sus pensamientos, para hacer actividades que disfrutan. De igual forma, es importante que entre tus prioridades puedas establecer un objetivo relacionado a tu cuidado.

  1. No pierdas la esperanza

“Cuando el mundo dice que te rindas, la esperanza susurra que lo intentes una vez más”. El mensaje central que transmite esta frase es que la esperanza prevalece en las personas que trabajan día a día por sus sueños. Las personas que tienen esperanza, espera que cosas buenas sucedan en su vida, reducen sus miedos y se enfocan en sus fortalezas para superar cualquier dificultad. La clave está en que puedas encontrar alguna actividad, lectura, acción o práctica que active tu esperanza. Las frases de esperanza pueden alegrar tu día, así como las prácticas espirituales y la meditación ayuda a otras personas a restaurar la esperanza.

Conclusión

La resiliencia es una característica de personas que pueden enfrentar con fortaleza cualquier dificultad, mirando el problema desde la solución, desde los aprendizajes o incluso desde el humor, por lo que su vida, su salud mental, física y espiritual pueden mejorar cada vez más. Cuando una mujer tiene resiliencia, ésta se manifiesta en la mejora de sus relaciones personales, el cuidado de su salud y el mayor control sobre su vida de forma general. Te compartimos algunos consejos que puedes aplicar para mejorar tu capacidad de resiliencia. La clave es que puedas identificar actividades que podrían ayudarte a construir una estrategia personal para desarrollar tu resiliencia.

Si quieres inspiración, te compartimos este libro virtual con maravillosas historias de niñas que se atrevieron a soñar:

Historias de mujeres empoderadas

X
No te pierdas nada: