<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=509041493238819&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

5 consejos para hablar con tus hijas e hijos sobre problemas mundiales

World Vision Ecuador
Mar 11, 2022 9:00:00 AM

Padres, madres y cuidadores tuvieron primero que explicar a niñas y niños cómo un virus invisible infectaba y hacía daño a la salud de las personas, y que por eso debían protegerse. Ahora, en marzo de 2022, tienen que explicarles por qué Rusia invade Ucrania, por qué salen todo el día explosiones en la televisión, o por qué los adultos se muestran preocupados al ver esas noticias, entre otros temas mundiales que afectan a miles de personas cada día.

Niñas y niños se enteran de lo que está sucediendo en el mundo a través de las redes sociales que consumen los adultos, lo que les cuentan sus amigos, las noticias o las conversaciones de adultos. Para ellas y ellos estos acontecimientos pueden resultar preocupantes y pueden causar niveles de ansiedad y estrés que no pueden manejar solos. Tus hijas e hijos requieren de un adulto que los ayude a entender lo que esté sucediendo en el mundo.

¿Debemos protegerles de las tragedias o por el contrario está bien que sepan qué ocurre en el mundo? ¿A partir de qué edad puede ver las noticias? ¿Cómo podemos ayudarles los padres y madres a entender lo que sucede en el mundo?

En este artículo compartiremos algunos consejos para tratar con tus hijas e hijos sobre diversos conflictos y problemas mundiales.

Situaciones de conflicto actuales

Los problemas más grandes del mundo acarrean a miles de víctimas y múltiples consecuencias en la sociedad. Algunos de los problemas mundiales son:

  1. Inseguridad: la creciente violencia y la sensación de inseguridad que enfrentan diariamente las personas que viven en ciudades es uno de los principales desafíos en el mundo. En algunos países, la delincuencia y la violencia han aumentado por la proliferación de armas, el abuso de sustancias y el desempleo juvenil.
  2. Migración masiva: el traslado voluntario o forzado de personas acarrea serios problemas. Las personas migrantes se encuentran en riesgo de vivir desintegración familiar, maltrato, abandono, trastornos emocionales, alcoholismo, problemas sociales tales como delincuencia, drogadicción, abusos físicos, psicológicos y hasta de tipo sexual. Con la migración, también se ha incrementado un fenómeno social: la xenofobia, que es la discriminación por razones de origen o nacionalidad de las personas, lo que aumenta las desigualdades y disminuye las oportunidades para quienes llegan en busca de un mejor futuro.
  3. Inseguridad alimentaria: la pandemia, la migración, los desastres y el cambio climático han provocado que la inseguridad alimentaria crezca en América Latina. Según el reporte Panorama regional de seguridad alimentaria y nutricional en América Latina y el Caribe, en 2020, 59,7 millones de personas padecieron hambre, 13,8 millones de personas más que en 2019. La inseguridad alimentaria en la región alcanza a un 41%, que corresponde a 267 millones de personas que no cumplen el derecho humano a la alimentación.
  4. Pandemia del covid-19: entre sus consecuencias se encuentra el decrecimiento demográfico, al igual que la ruptura familiar y social, y crisis económicas. Junto a ello, aumenta el número de migraciones, debido a que la gente huye de un país a otro intentando escapar de la calamidad o de los sistemas deficientes de salud para hacer frente a la pandemia.
  5. Conflictos internacionales y guerras: la más conocida actualmente es la guerra en Ucrania, donde niñas, niños y sus familias son forzosamente desplazados desde Ucrania y requieran asistencia de emergencia. Esto ha aumentado la necesidad de alimentos básicos y suministros de higiene en Ucrania a un ritmo acelerado.
  6. Cambio climático: cada vez vivimos cambios de clima más fuerte, con consecuencias graves y muchas pérdidas. El cambio climático es la variación del clima de la Tierra, que puede causar problemas en la producción de alimentos, o inundaciones por el desbordamiento de los mares.

¿Niñas y niños deben ver noticias?

  • Niñas y niños menores de 7 años

La realidad es que niñas y niños más pequeños hasta de 4 años de edad escucharán sobre los eventos de una crisis mayor. Es mejor que reciban la información de uno de los padres, madres o de los encargados de su cuidado, en lugar de recibirla de otra niña o niño o de los medios de comunicación.

Incluso las niños y niños menores de 7 años necesitan información precisa, pero sin ser demasiado vaga. Decir simplemente: "algo ocurrió en un pueblo lejano y algunas personas resultaron heridas" no es suficiente para que la niña o el niño sepa lo que está pasando. Puede ser que la niña o niño no entienda por qué es algo diferente a las lesiones que sufren las personas todos los días y por qué se está hablando tanto al respecto. El principal mensaje que un padre debe transmitir es: "es normal que estas cosas te preocupen. Estamos aquí para apoyarnos mutuamente".

  • Niñas y niños a partir de los 7 años

Señala el blog Bebés y Más que hasta los 7 u 8 años niñas y niños aún confunden la fantasía y la realidad, por lo que se pueden identificar con la persona que sale en la televisión o con el o los protagonistas de una noticia. De ahí que desaconseje exponer a niñas y niños más pequeños a las noticias, sobre todo cuando son trágicas. Y añade que, a partir de esa edad, niñas y niños podrían mirar noticias siempre en compañía y con la explicación de adultos, porque los contenidos están pensados para adultos y es normal que no los entiendan y los interpreten a su manera.

No hay que mentirles, pero sí hay que darles la información justa para que la entiendan sin entrar en detalles que no son apropiados a su edad.

Independientemente de la edad o la etapa de desarrollo de niñas y niños, los adultos pueden empezar preguntando a niñas o niños qué es lo que ya han escuchado al respecto. La mayoría de niñas y niños ya habrán oído algo, no importa la edad que tengan. Después de preguntarle sobre lo que ha escuchado, pregúntele si tienen alguna pregunta.

Las niñas y niños mayores, los adolescentes y los adultos jóvenes pueden hacer más preguntas y pueden pedir información adicional. Independientemente de la edad del niño, es mejor mantener un diálogo simple y directo.

Señales de alerta para sobrellevar una situación en niñas y niños

Si niñas y niños no tienen la oportunidad de poner en práctica cómo sobrellevar situaciones difíciles, los padres, las madres o los cuidadores podrían notar algunas señales de dificultad en niñas y niños para ajustarse o adaptarse. Las siguientes, son algunas de las señales que podrías ver:

  • Problemas para dormir: problemas para conciliar el sueño o permanecer dormido, dificultad para despertarse, pesadillas y otros disturbios del sueño.
  • Quejas de tipo físico: niñas y niños pueden quejarse de sentirse cansados, de tener dolor de cabeza o generalmente de sentirse mal. Podrías notar que tu hija o hijo está comiendo demasiado o menos de lo habitual.
  • Cambios en el comportamiento: debes estar atento a detectar signos de comportamiento regresivo, incluyendo problemas de socialización, comportamiento más inmaduro, o menos paciente y más exigente. Una niña o niño que no tenía problemas de separación de sus padres puede volverse más apegado. Los adolescentes pueden comenzar o cambiar sus hábitos diarios.
  • Problemas emocionales: Las niñas y niños podrían sentir tristeza excesiva, depresión, ansiedad o miedos.

5 consejos para hablar sobre conflictos y problemas mundiales con tus hijas e hijos

  1. Averigua qué sabe tu hija o hijo

En casa estamos preocupados por lo que sale en la televisión. Tú, ¿cómo lo estás viviendo? ¿Te preocupa también?

  • Haz preguntas a tus hijas o hijos para saber si están al tanto de lo que está pasando. Para las niñas, niños y adolescentes en edad escolar, puedes preguntar qué han escuchado en la escuela o en las redes sociales si es que tienen acceso.
  • Ten en cuenta la edad y el grado de desarrollo de tu hija o hijo. Las niñas o niños menores de 5 años pueden no comprender la diferencia entre la realidad y la fantasía. La mayoría de niñas y niños entre 7 y 8 años de edad se dan cuenta si las noticias son reales o no.
  • Observa el interés de tu hija o hijo. Si tu hija o hijo no parece estar interesado en un evento o no quiere hablar sobre él por el momento, no lo presiones. 
  1. Responde sus preguntas

¿Tienes preguntas sobre lo que está pasando? ¿Quieres saber algo más? ¿Hay algo que te cause dudas?

  • Diles la verdad, pero solo habla de las cosas que tu hija o hijo necesita saber. Trata de calmar sus temores y ayúdales a sentirse seguros. No les expliques más detalles a tus hijas o hijos que los que te pidan.
  • Escucha a tu hija o hijo con atención. Algunas niñas y niños, al escuchar sobre un evento perturbador o catástrofes naturales se podrían preocupar y preguntarse: "¿Podría ser yo el próximo? ¿Podría pasarme eso a mí?" Las niñas y niños mayores pueden tener muchas preguntas. Concéntrate en las preguntas de tus hijas e hijos para poder ayudarlos a sobrellevar sus miedos. El hecho de que un adulto esté dispuesto a escucharlos les transmitirá un poderoso mensaje.
  • Está bien decir que no sabes las respuestas. Si tu hija o hijo hace una pregunta que te deja sorprendido, dile que lo averiguarás. O usa sitios web oficiales y apropiados para su edad para buscar respuestas. 
  1. Ayúdales a sentir que tienen el control o que pueden ayudar

Busquemos juntos algunas ideas para ayudar a quienes viven en el conflicto. ¿Qué podemos hacer para ayudar? ¿Cómo podemos prepararnos por si ocurre algo similar donde vivimos?

  • Hablen sobre qué pueden hacer para ayudar. Después de un evento trágico, encontrar formas de ayudar puede darles a las niñas y niños una sensación de control. Busque iniciativas que resalten lo que otras personas están haciendo para ayudar en conflictos y anímeles a participar. Esto también puede generar en ellas y ellos empatía por las demás personas.
  • Enséñales a tus hijas e hijos a estar preparados, no aterrados. Por ejemplo, si la noticia es sobre catástrofes naturales, establece un plan para que toda la familia sepa qué hacer. Si se está propagando una enfermedad, hable sobre formas de protegerse y proteger a los demás.
  1. Permite que niñas y niños sientan sus emociones

¿Qué emociones sientes con estos sucesos? ¿Te da iras o miedo conocer esta noticia? ¿Qué podemos hacer para cambiar ese sentimiento? ¿Qué te haría sentir más tranquilo?

El portal Infosalus reconoce que es normal que niñas y niños, ante esta situación, sientan miedo, rabia, enfado o frustración, igual que nos sucede a los adultos en estos momentos. Debes saber que niñas y niños viven lo que hablamos los adultos, las emociones de los adultos, las van a sentir, y es normal que ahora puedan sentir miedo, tristeza por otras niñas y niños que viven en zonas de conflictos y que están sufriendo. Al sentir estas emociones es importante:

  • Hablar de las emociones. Verbalizar las emociones, nombrarlas, les puede ayudar a mantener el control sobre ellas y no conmocionarse. Debes respetar esas emociones y permitir que tus hijas e hijos las sientan y las vayan gestionando.
  • Concéntrate en lo que puedan controlar. La frustración o la ira son emociones que vienen acompañadas de la impotencia de hacer grandes actos para cambiar la situación por la que sufren las personas en otros lugares del mundo o en otros lados de tu mismo país. Es mejor que enfoques sus sentimientos en cosas que si pueden solucionar del conflicto, como formas de ayudar. Traer esperanza en estos momentos puede resultar importante para ellas y ellos, para tener seguridad de que no todo está perdido.
  1. Muestra apertura para conversar siempre

¿Qué piensas sobre estos sucesos? ¿Quieres conversar sobre algo que te contaron o escuchaste?

  • Habla con tu hija o hijo sobre las noticias de la actualidad con regularidad. Ayúdales a pensar en las historias o noticias que escuchan, buenas y malas. Puedes hacer preguntas como las siguientes: ¿Qué piensas sobre estos sucesos? o ¿Cómo crees que ocurren estas cosas? Este tipo de preguntas también pueden iniciar una conversación sobre temas no relacionados con los conflictos actuales.

En este video, puedes conocer cómo abordar la situación actual de Ucrania con tus hijas e hijos como un ejemplo https://www.heraldo.es/multimedia/videos/salud/consejos-hablar-guerra-ninos-video/

Conclusión

¿Deben las niñas y niños mirar noticias? En resumen, no debes exponer a niñas y niños a las noticias antes de los 7 u 8 años y, a partir de entonces, solo si demuestran interés, acompañarles para que puedan interpretarlas bien, y evitando que vean imágenes violentas innecesarias.

Las niñas y niños van a estar expuestos a conocer lo que sucede en el mundo desde varias fuentes, incluso la misma escuela o sus amigos, así que es mejor que puedas abordar las dudas con tus hijas e hijos tomando en cuenta 5 cosas: averigua la información que ya conoce, responde a sus dudas y preguntas, ayúdales a sentir que tienen el control o que pueden ayudar, permite que sientan y experimenten sus emociones y, por último, mantén una actitud abierta a conversar siempre que lo requieran. Es importante que en momentos de conflictos mundiales, pandemia o cambio climático, tus hijas e hijos puedan sentir la seguridad de tener tu apoyo y tu atención ante todo lo que puedan sentir.

Te invitamos a que apoyes a más niños y niñas para que equipos de World Vision puedan apoyarles con espacios seguros y atención psicológica. Vuélvete un Héroe Naranja, sé una persona que con su donación hace del mundo un lugar mejor:

Nueva llamada a la acción

X
No te pierdas nada: