<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=509041493238819&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Cómo descubrir el propósito de tu vida y ayudar a otros a que lo hagan?

World Vision Ecuador
Jan 14, 2022 9:00:00 AM

“Los días más importantes de tu vida son el día que naces y el día que descubres el por qué has nacido” - Mark Twain

¿Por qué te despiertas todas las mañanas? ¿Es porque tienes obligaciones que te fuerzan a hacerlo? ¿O es que acaso hay algo más que tienes que lograr en este día: una nueva experiencia, cumplir metas personales, o algo relacionado a cómo quieres vivir tu vida? Si tu respuesta fue la segunda, tienes un propósito en la vida, que te hará encontrar sentido en tus acciones diarias. Cuando te encuentras con problemas, tener un propósito hace que igual mantengas una forma de vivir la vida y de hacer las cosas, aunque tus caminos varíen.

En este artículo exploraremos acerca de la vocación y el significado de tener un propósito en la vida, además de su importancia y algunos caminos posibles para identificar el tuyo.

¿Qué es la vocación?

Seguramente, la vocación es un término que habrás escuchado en más de una oportunidad, cuando te hablaron sobre profesiones en el colegio o en clases de orientación, pero saber qué es la vocación va más allá de los test y conversaciones con otras personas, porque su significado tiene una íntima relación con tus intereses y aptitudes.

Antes de conocer qué significa la vocación, debes tomar en consideración esos dos conceptos, ya que te ayudarán a entender cuál es tu misión, es decir, el “llamado interior” que te dicta lo que deberías hacer en tu vida.

Etimológicamente la palabra vocación se deriva del latín vocare: llamar. Es el llamado a satisfacer una necesidad, para lograr el bienestar de la persona, y afirmar un interés que nos impulsa a hacer las cosas para alcanzar el éxito. La vocación no es algo a descubrir, sino algo a construir por medio de la orientación vocacional. Este proceso te orienta a elegir una profesión u ocupación, la elección debe ser una decisión personal en la que intervenga la conciencia y la voluntad. Por ello, la vocación permite a las personas desarrollar sus habilidades, actitudes e intereses y autorrealizarse para alcanzar el éxito en sus vidas.

Muchas veces, la vocación queda en segundo plano por diversos factores externos, pero lo ideal es que aquello que hagas sea algo con lo que disfrutes día a día, sin importar aquellos obstáculos que se puedan cruzar en tu camino.

Algunos factores que determinan la vocación son:

  1. Factores personales: psicológicos, subjetivos de la persona, así como sus intereses.
  2. Factores sociales: son externos a la persona y propios del medio en el que vive, tales como su ubicación geográfica, las condiciones sociales en las que vive, la economía y política de donde vive, la situación social, entre otros.
  3. Factores genéticos y necesidades satisfechas: cada persona al nacer trae ciertas características que le han transmitido su padre y madre a través de los genes, las necesidades satisfechas en la niñez desaparecen, pero si la necesidad no es satisfecha totalmente se convertirá en un impulso en la vida de la persona.

En este video puedes aprender algunos consejos para encontrar tu vocación o la de tus hijas e hijos: 

¿Qué significa tener un propósito?

“Un propósito es un objetivo prioritario en un momento dado de la vida que nos provoca gran satisfacción no sólo alcanzarlo, sino el hecho de perseguirlo, y que nos hace crecer como personas”. - Amparo Millán

Es decir que a diferencia de un objetivo cualquiera, como puede ser preparar una reunión de trabajo, renovar la licencia de conducir o realizar un curso formativo, un propósito es un deseo superior que le da sentido a tu día a día. Tener un propósito te sirve para ordenar tu vida y darle significado, guiando tus acciones y permitiéndote proyectar el resto de la vida. Esto puede darse de muy diversas maneras, tanto en la esfera personal, como social, laboral o profesional. Propósitos hay muchos, y algunos de los más coincidentes son: vivir acorde a los valores, ser una persona más motivada y eficiente en lo que se hace y encontrar la felicidad en el largo plazo, sin importar a lo que una persona se dedique.

Además, es perfectamente normal que, como seres fluidos que somos, vayamos cambiando nuestros propósitos, e incluso modificando valores, a lo largo de nuestras vidas. De hecho, esa misma fluidez te permitirá avanzar, cambiar y dejar cosas que no se acomodan a tu vida. Es importante que tengas una razón de ser como eres y hacer las cosas que haces, para que así también, puedas darle una intención hacia lo que quieres en tu vida.

Entonces, tener un propósito puede significar que:

  • Realizas tus acciones diarias ligadas a ese propósito.
  • Eres capaz de terminar o alejarte de personas y relaciones que te hacen daño y que truncan tus propósitos.
  • Puedes identificar cuando estás transitando por el camino equivocado que no es consecuente con tu propósito.
  • Sientes que cumpliendo tu propósito puedes aportar un legado valioso a tu comunidad o a alguien más.
  • Te sientes dueña o dueño de tu camino y de tu destino.
  • Sientes dentro de ti una energía creativa que te llena de esperanza y vida.
  • Eres una persona resiliente, que no se deja vencer cuando encuentra problemas para cumplir su propósito porque puedes pensar en formas diferentes de lograrlo y seguir.
  • Vives tu vida en el presente, te responsabilizas de ella y tomas acción para avanzar.

Importancia de un propósito

Tener uno o varios propósitos en tu vida es importante principalmente para ti, para tu salud mental, espiritual y física. Su importancia la podemos resumir en la frase vivir la vida que quieres y no la que te tocó. Algunos aspectos que resaltan la importancia de tener un propósito en tu vida son:

  1. Puede prevenir enfermedades y aumentar la calidad de vida

A nivel médico, un artículo menciona que el propósito de vida ayuda a prevenir el ataque cardíaco y el derrame cerebral, evita la demencia, permite a las personas dormir mejor, tener mejores relaciones sexuales, reduce la apoplejía, la depresión, ayuda a las personas a manejar las adicciones y a vivir más tiempo.

  1. Ayuda a superar traumas y dolores

A nivel psicológico, un artículo menciona que uno de los aspectos más importantes de poder tener un objetivo en la vida es que eso es lo que nos ayuda muchas veces a salir adelante y dejar atrás dolores, traumas o situaciones complejas. Incluso es la fuerza que nos obliga a seguir adelante y no decaer o no sentirnos vacíos. Es común que la gente que sufre de depresión se encuentre sin objetivos o intenciones claras para su vida y por eso se siente más vacía.

  1. Canaliza la energía positiva

Para los especialistas en el área de la salud mental, cuando una persona tiene un propósito en su vida se llena de sentimientos positivos, ya que en gran parte la energía se canaliza a lograr ese objetivo y entonces se pueden dejar de lado distracciones, incertidumbres, miedos, entre otros. Así, un propósito, por ejemplo de salud física como cuidar tu cuerpo o ejercitarte más, te sirve, además de para lograr ese propósito, enfocarte en una tarea y poner en eso tu esfuerzo y confianza.

  1. Le da sentido al camino por recorrer

Un propósito dota de sentido a la vida, incluso explica y justifica las dificultades que seguro encontrarás y hace grandiosos los pequeños hitos que poco a poco van acercándote a él. El propósito es aquello que nos motiva suficientemente para comprometernos con nosotros mismos.

Preguntas para identificar tu propósito

Existen varias preguntas que te puedes hacer para descubrir tus propósitos. De todas ellas, estas dos preguntas que te planteamos a continuación, te recomendamos que te las hagas de manera consecutiva durante siete días seguidos. Muy probablemente la respuesta que te des el séptimo día va a ser mucho más compleja y certera que la respuesta del día uno (y si una misma respuesta se repite a lo largo de una semana, entonces quedará constancia de cuán importante es lo que has encontrado). Te aconsejamos que hagas este proceso de manera escrita, y que no leas las respuestas que vas dando hasta el final, el último día, para que no te vayas condicionando.

Hecha esta aclaración, las dos preguntas poderosas que te ayudarán a definir tu propósito son las siguientes:

  1. ¿Qué es lo que más necesitas y por qué?
  2. Mirando tu situación externa, ¿qué te empuja la vida a hacer ahora?

Si quieres una guía más detallada de cómo identificar tu propósito, puedes escuchar el siguiente podcast de Amparo Millán, quien te ayudará a definir tu propósito o a explicitarlo como parte de tu proceso de crecimiento personal:

Otro método que puedes usar para encontrar tu propósito es el Ikigai, que puedes profundizar en este video: 

3 consejos prácticos: explorar, sanar y crecer

  1. Explorar

¿Realmente te conoces y sabes lo que te gusta? Prueba cosas nuevas, sal con gente distinta, prueba nuevas comidas, nuevos viajes. En sí nuevas cosas para que así puedas descubrir tu propósito, qué es lo que te llena y a qué te quieres dedicar.

El autoconocimiento es la base para descubrir tu propósito de vida. Necesitas conocerte a ti mismo como a nadie más. Una de las mejores formas de entrar en contacto con tu propio ser es mediante la introspección y la reflexión.

  1. Sanar

Para sanar de nuestros dolores y traumas debemos escuchar nuestra propia historia en un proceso de autoreflexión. Hacer un recuento del dolor y de las maneras en que ha afectado nuestros pensamientos, sentimientos, relaciones y sentido de nuestro lugar en el mundo puede ayudar en el proceso de recuperación. Este recuento nos ayuda a pensar de una manera nueva sobre lo que sucedió y quiénes somos. A medida que tu historia pase de "algo está mal conmigo" a "algo me sucedió", podrás encontrar el sentido de la persona que quieres ser. Recuerda que tú no eres el evento traumático que viviste; tú puedes decidir quién eres.

  1. Crecer

Un propósito siempre debe llevarte a crecer, te desafía y te hace querer alcanzar cosas grandes para tu vida. Cuando aquel o aquellos propósitos que te hayas planteado te lleven a crecer como persona o crecer profesionalmente, estarás listo para despertar cada día con todas las ganas de construir el mundo en el que sueñas vivir.

Conclusión

Un propósito es aquel sueño desde lo profundo de tu corazón que te motiva cada día. No te frustres si al terminar de realizar tus preguntas todavía no tienes total certeza sobre cuál es tu propósito de vida. Como mínimo, te habrá dado la pauta inicial para seguir construyéndolo y algunas pistas para darte cuenta qué es eso que hace vibrar tu corazón. Existen muchos consejos y preguntas que puedes hacerte para seguir explorando tus propósitos, estos te permitirán conocerte mejor y mantener esperanza en tu vida.

Descarga el libro "Niñas que se atrevieron a soñar" y descubre cuál fue su propósito.

Historias de mujeres empoderadas

X
No te pierdas nada: