Casi una docena de sueños y esperanzas

World Vision Ecuador
Apr 9, 2020 4:59:20 PM

Alicia tiene 49 años, es oriunda de Venezuela y llegó a Ecuador en diciembre de 2018. Alicia es una de las beneficiarias del proyecto de asistencia alimentaria que World Vision Ecuador (WVE) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) ejecutan en conjunto en Manabí desde febrero de 2019.

Alicia recuerda que en su país dejó su casa y su familia, mientras charla con nosotros los menciona a todos, a sus hermanos, hermanas, tíos, tías y demás familiares cercanos. Nos dice, “En verdad, extraño tanto a Venezuela”.

Al preguntarle cómo fue su llegada, nos cuenta que el trayecto no fue fácil:
“…Fue duro… Una de mis niñas se me desmayó por el camino”. Mientras ella viajaba con algunos de sus hijos, su esposo los esperaba con otra parte de ellos, con sus hijos mayores, pues Alicia tiene 11 hijos y 10 nietos.

144 horas representan los 6 días de camino que Alicia recorrió junto a su familia para llegar al país de la Mitad del Mundo. A veces, caminaban largos trayectos y en otras ocasiones, tomaban autobuses para avanzar pronto y algo más seguros por la carretera.

Cuando Alicia llegó a Ecuador se encontró con que su esposo dormía en el piso. Alicia y su familia viven en un departamento de un edificio categorizado como “en riesgo”, por ser una de las edificaciones que fue afectada tras el terremoto del 16 de abril de 2016 en Manabí. Si bien no es un espacio seguro, por su condición de migrantes no tuvieron muchas opciones y decidieron alquilar en este lugar por ser más barato.

La situación de habitabilidad en estas edificaciones, es común entre las familias migrantes asentadas en Manabí, debido a los pocos recursos económicos con los que cuentan, al no poseer opciones de trabajo formal.

Con el apoyo del proyecto entre WVE y el PMA a través de la modalidad cash transfer, Alicia recibe una tarjeta para canjear alimentos en un supermercado. Con esta ayuda, la familia logra abastecerse de alimentos para todos, y lo más importante, pueden obtener lo más indispensable para sus hijos más pequeños.

Gracias al dinero que Alicia y su esposo han logrado ahorrar al contar con la asistencia alimenticia, ella y su familia han podido mejorar de a poco sus condiciones de vida en el lugar que habitan. “…De verdad, nos ha ayudado mucho, mucho, mucho; compramos una pinturita y la echamos a la casa porque todas las paredes eran horribles. La poceta (baño) estaba mala, la arreglamos. Unos colchoncitos nos regalaron por ahí también”.

Algunos miembros de la familia de Alicia todavía duermen sobre colchones en el piso, pero otros ya lo están haciendo en camas. Ella nos dice: “Me gustaría contar con una cocinita porque tengo ahí unas hornillitas no más, y tengo que levantarme a cocinar a las cuatro de la mañana. …Para los niños también me hacen falta un montón de cosas. Me gustaría un lugar más amplio para vivir mejor y trabajo”.

Alicia siente que las condiciones de su familia van mejorando y está muy contenta por eso. Ella ansía conseguir un trabajo y espera que sus hijos también puedan obtener uno para que sus nietos puedan vivir mejor.

Le pedimos a Alicia que comparta un mensaje para sus compatriotas que siguen llegando a Ecuador, y ella nos dice: “Bueno, sean bienvenidos; aquí nos han prestado mucha ayuda, nos han colaborado mucho. ¡Muchísimas gracias por toda la ayuda que nos están brindando!”.

Como parte de las acciones de la iniciativa regional “Esperanza Sin Fronteras” de World Vision, en Ecuador, la organización busca sensibilizar, promover acercamientos y acciones solidarias que beneficien a la convivencia en paz entre todas las familias, así como a la protección de la niñez migrante.

Toda familia tiene una historia, toda familia tuvo un migrante. ¡Súmate a nuestra campaña! - #EsperanzaSinFronteras

X
No te pierdas nada: