<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=509041493238819&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Cómo lidiar con la ansiedad por el regreso a las clases presenciales?

World Vision Ecuador
Mar 31, 2022 9:00:00 AM

Niñas y niños que regresan al aula de clases se enfrentan a desafíos inusuales, y uno de ellos es la ansiedad de separarse de sus familias después de varios meses de estar juntos. Para algunas niñas y niños esto podría causar ansiedad por separación, además de la ansiedad que pueden sentir al dejar su lugar seguro para enfrentar la pandemia.

También para madres y madres, esta situación puede ser un factor de preocupación y ansiedad, pues, tras varios meses de acompañar a tus hijas e hijos durante clases virtuales, ellas y ellos se acomodaron a un método de aprendizaje y a una rutina en casa, y tú igual. Los cambios traen consigo nuevas formas de organizarse y el regreso a clases puede ser una gran oportunidad de resiliencia.

En este artículo aprenderás algunos tipos de trastornos de ansiedad, así como los factores que los pueden detonar. Además, te compartiremos consejos prácticos para lidiar con la ansiedad que el regreso a clases presenciales podría provocar en tu familia.

¿Qué son los trastornos de ansiedad?

Sentir ansiedad de modo ocasional es una parte normal de la vida. Sin embargo, las personas con trastornos de ansiedad con frecuencia tienen preocupaciones y miedos intensos, excesivos y persistentes sobre situaciones diarias. Con los trastornos de ansiedad, se dan episodios repetidos de sentimientos repentinos de ansiedad intensa y miedo o terror que alcanzan un máximo en una cuestión de minutos, también conocidos como ataques de pánico.

Estos sentimientos de ansiedad y pánico interfieren con las actividades diarias, son difíciles de controlar, son desproporcionados en comparación con el peligro real y pueden durar un largo tiempo.

Con el regreso a clases, podrían presentarse los siguientes tipos de trastornos de ansiedad:

  1. El trastorno de ansiedad generalizada se caracteriza por una ansiedad y una preocupación persistentes y excesivas por actividades o eventos, incluso asuntos comunes de rutina. La preocupación es desproporcionada con respecto a la situación actual, es difícil de controlar y afecta la forma en que te sientes físicamente. A menudo sucede junto con otros trastornos de ansiedad o con la depresión.
  2. El mutismo selectivo es una incapacidad constante que tienen los niños para hablar en ciertas situaciones, como en la escuela, incluso cuando pueden hablar en otras situaciones, como en el hogar con miembros cercanos de la familia. Esto puede afectar el desempeño en la escuela, el trabajo o en la sociedad.
  3. El trastorno de ansiedad social (fobia social) implica altos niveles de ansiedad, miedo o rechazo a situaciones sociales debido a sentimientos de vergüenza, inseguridad y preocupación por ser juzgado o percibido de manera negativa por otras personas.
  4. La ansiedad por separación puede aparecer a causa de estrés cotidiano que ocasiona la separación de un ser querido. Generalmente, niñas y niños se sienten más seguros con sus cuidadores primarios como padres y madres. Cuando las niñas y niños sufren ansiedad por separación, tienen dificultad para estar separados de sus cuidadores primarios; incluso pueden querer estar en la misma habitación que ellos. Estar separado provoca sentimientos de preocupación, miedo y ansiedad.

Si quieres profundizar un poco más sobre este último trastorno, te recomendamos mirar este video: 

Factores que influyen a sentir ansiedad

Algunas ideas que pueden ser factor en la ansiedad de padres y madres son:

  1. La idea de generalización: la persona visualiza todo igual; ve todos los espacios como un factor de riesgo para el contagio, aunque haya diferentes condiciones entre unos y otros
  2. La idea de la polarización: no hay un punto medio; "algo es blanco o negro" sin matices.
  3. La idea catastrófica: es la entrada a la ansiedad, la angustia y la depresión porque los pensamientos se van a un futuro y éste se percibe negativo

Para niñas y niños, algunos elementos del regreso a clases que pueden causar momentos de ansiedad podrían ser:

  1. Falta de práctica de habilidades sociales: Durante la pandemia, ha habido menos interacción social cara a cara. Esto puede aumentar los sentimientos de ansiedad social porque niñas y niños están fuera de práctica cuando se trata de conectarse con sus pares. En particular, las niñas y niños que participaron en el aprendizaje virtual pueden estar preocupados por tener que volver a aclimatarse socialmente.
  2. Miedo al fracaso: Es normal que niñas y niños sientan cierta presión académica.
  3. Ruptura de amistades: Es común que algunos amigos en edad escolar se alejen durante las vacaciones o cambios de escuela. Después de más de un año de aprendizaje virtual y distanciamiento físico, puede preocuparles el hecho de preguntarse si sus amistades permanecerán intactas cuando regresen a la escuela de forma presencial.
  4. Salud y futuro: Es posible que niñas y niños se preocupen por su salud o la de un ser querido. También pueden preocuparse por posibles interrupciones en el año escolar o actividades extracurriculares.
  5. Algunas familias han perdido a sus seres queridos debido al covid-19 y es posible que aún estén atravesando el duelo. Algunas niñas y niños sufrirán estrés por miembros de la familia que se recuperaron, pero que están lidiando con síntomas o efectos duraderos.
  6. Acoso escolar: El acoso escolar siempre ha sido inquietante para niñas y niños, ahora también pueden preocuparse por factores adicionales. Por ejemplo, por el tipo de mascarilla o por el cuidado de distancia y otras protecciones adicionales que decidan en casa, niñas y niños podrían ser acosados por sus compañeros de clase en la escuela.

5 consejos para lidiar con la ansiedad

La forma en que apoyas a tu hija o hijo al regresar a la escuela puede depender de cómo se sienta y de su edad. Niñas y niños menores de 12 años presentan más probabilidades de tener ansiedad de separación y necesitan sentir confianza al estar lejos de su padre, madre o cuidador, especialmente después de pasar más tiempos juntos. Niñas y niños mayores pueden sentirse inseguros sobre cómo la pandemia podría afectar sus conexiones sociales o sentirse frustrados por las precauciones para evitar el covid-19.

A continuación, brindamos algunos consejos que ayudarán a controlar los sentimientos de ansiedad ante el regreso a clases presenciales:

  1. Pensar en positivo

A las niñas y niños menores de 5 años que están preocupados por la separación, les ayuda saber las actividades que haces mientras ellos están fuera de casa, y cómo te mantienes a salvo. Puedes ayudarles a imaginar dónde te encuentras, por ejemplo:

“Mami irá al supermercado. Voy a estar en tal o cual pasillo, ¿qué crees que voy a comprar?”.

Otra forma de ayudar a niñas y niños a enfocarse en las cosas positivas es tratar que hablen de las cosas buenas de la escuela. ¿Qué esperan con emoción? ¿Qué disfrutaron el día anterior?

Los objetos de transición pueden ser muy útiles para que tu hija o hijo se sienta conectado con su hogar. Un objeto de transición puede ser cualquier cosa que ayude a tu hijo a sentirse conectado contigo cuando están separados: una piedra, un botón, un pañuelo. Idealmente, algo pequeño que puedan guardar en su bolsillo, que no los distraiga demasiado, pero que sea algo que puedan llevar consigo, algo de casa, algo de su cuidador que pueda ayudarlos a sentirse mejor.

  1. Ejercicios de respiración

Enséñale a tu hija o hijo actividades para reducir el estrés. Incorporar estiramientos, respiración profunda, meditación o ejercicios a su rutina diaria para aliviar la ansiedad. Te compartimos un video que puedes aplicar en cualquier momento del día: 

  1. Adaptarse priorizando protocolos de salud

No existe la certeza de que tu familia no se enfermará, sin embargo puedes expresar tu confianza en que las escuelas han estado planificando durante meses para minimizar el riesgo y mantener a todas y todos a salvo, y que por eso se han implementado todas las nuevas reglas.

“Tu escuela está haciendo todo lo posible por mantener las cosas saludables y no la abrirían a menos que fueran realmente cuidadosos”.

De igual forma, es importante que en casa repasen algunos comportamientos adecuados en clase mientras dure la pandemia, como por ejemplo tocar todas las cosas, respecto a los abrazos entre compañeros y el intercambiarse las mascarillas. Te compartimos un didáctico video con algunas recomendaciones que puedes repetir en casa: 

  1. Hablar sobre el retorno en casa

Cuando niñas y niños se sienten ansiosos por el regreso a clases, es importante hablarles sobre la transición. Hazlo en un momento en que tu hija o hijo se encuentre relativamente tranquilo (evita hacerlo cuando esté enojado o preparándose para ir a la escuela en la mañana). Estas son algunas cosas que puedes decirle durante la conversación:

  • “Pensemos cómo te puedo ayudar para que el regreso a la escuela sea más fácil”. Comience sugiriendo algunas ideas sencillas, como llevar una colación especial o llevarlo al aula de clases durante los primeros días. Deja en claro que no permitirás que se quede en casa sin ir a la escuela.
  • “¿Qué te gusta de la escuela?”. Hablen sobre experiencias de otros años escolares que fueron gratas. Resalta esos momentos positivos y utilízalos para recordarle que la escuela puede ser gratificante y divertida.
  • “¿Algo en particular del año escolar te preocupa?”. ¿Le preocupa estar al nivel de sus compañeros de clase? ¿Llevarse bien con los maestros? ¿Hacer amigos? ¿Ser acosado? Estos son temores comunes en niñas y niños, especialmente si han tenido dificultades en la escuela. Hablar sobre las cosas que le preocupan a tu hija o hijo puede facilitar que usted encuentre soluciones específicas a sus inquietudes.
  1. Tener una rutina

Asegúrate que tu hija o hijo tenga una rutina predecible antes de ir a la escuela, esto le hará sentirse más seguro y le hará habituarse poco a poco al horario escolar. Parte de una rutina saludable antes de ir a clases incluye dos elementos:

  • Despiértalo con suficiente tiempo para que no tenga que hacer todo al apuro.
  • Reúne los útiles escolares que necesitará para el siguiente día con suficiente antelación y organicen la mochila, su ropa y todo lo que pueda necesitar mientras se prepara para ir a la escuela.

Conclusión

Para algunas niñas y niños, la emoción de volver a la escuela después de tantos meses en casa superará la posible ansiedad. Sin embargo, hay niñas y niños que por eventos cercanos a la pandemia, como el fallecimiento de una familiar, o el mismo contagio previo, sentirán un poco más de temor. Por lo tanto, como madre, padre o cuidador tienes una complicada misión para lidiar con toda esta ansiedad e incertidumbre: convencer a niñas y niños de que es seguro regresar a clases, y al mismo tiempo animarlos a tener cuidado y prepararlos para ser flexibles en caso de que la situación cambie.

Pensar en positivo, ejercicios de respiración, adaptarse priorizando protocolos de salud, hablar sobre el retorno a clases y armar una rutina son nuestros cinco consejos clave que pueden apoyarte para lidiar con posibles cuadros de ansiedad, tanto para tus hijas e hijos, como para ti por todo lo que puede implicar el regreso.

Si quieres que más niñas y niños puedan regresar seguros a clases y con todos los implementos necesarios, te invitamos a sumar tu compromiso como Héroe Naranja:

Nueva llamada a la acción

 

 

 

X
No te pierdas nada: